Turey el taíno, para siempre: parte 1 de 2

 

Esta imagen se ha usado bajo el permiso de sus autores.

 

Turey el taíno, de Ricardo Álvarez Rivón, es el cómic puertorriqueño más recordado y querido.  Su propuesta de humor y educación estaba bien trabajada, al punto de que hacía divertido—y hasta imperceptible—el proceso de enseñanza sobre la cotidianeidad de los indios taínos, sus costumbres, su vocabulario y significados (Turey = cielo), y los conflictos comunes para aquella época donde nuestros antepasados vivíamos en paz.

Turey el taíno también es el cómic más buscado hoy día: la serie completa sólo se consigue en dos tomos que su autor vende a las escuelas y cuyo precio es de $150 cada uno.  No obstante, con el pasar del tiempo y lo difícil de encontrar los comics originales, el precio parece ser bastante razonable.

Recientemente recibí una llamada de José C. Claudio, un joven interesado en Turey, pero que no encontraba información fidedigna sobre él.  Primero, el autor de Turey nunca ha publicado información sobre él y su trabajo; segundo, la información disponible tiene errores en su historia; tercero, otras páginas plagian la información incorrecta y la publican en español o en inglés.

Decidí entonces entrevistar a los creadores de esta memorable serie para preservar su legado.  Al confrontar sus creadores el pasado 27 de junio de 2011, me sorprendí al notar la gran cantidad de desinformación que había.

 

Detalle de Turey el Taíno #1 (Octubre 1989). Esta imagen se ha usado bajo el permiso de sus autores.

 

–Érase una vez–

Toda historia tiene un comienzo y antes de Turey existía el ilustrador Ricardo Álvarez Rivón (RAR), quien nació en Cuba el 14 de noviembre de 1950 y llegó a Puerto Rico a sus 13 años.  En una comunicación personal, Rivón explica el por qué de su llegada a la Isla:

“Vine a Puerto Rico a los 13 años dado a que mis padres habían decidido mudarse acá tras cuatro años y medio de vivir en Miami. En 1959, a raíz del comienzo de la Revolución Cubana, mi padre vio indicios de que no todo era como lo pintaba el nuevo Régimen. Alguno de sus amigos los sacaban de sus casas, aún de noche y después no volvían a aparecer. Por lo tanto fuimos de los primeros en salir de Cuba (cuando todavía no habían cerrado los Aeropuertos) y llegamos a Miami que en aquella época no era nada como lo que es hoy día. Ahí tuve mi primera experiencia con algo que la mente de un niño de 8 años no comprendía. El discrimen racial… Siendo la primera oleada de inmigrantes éramos recibidos con desprecio por los Anglosajones que vivían allí. Yo sabía algo de inglés que había aprendido en la Habana Military Academy, (mi escuela en Cuba) pero en cuestión de meses, y tratando de integrarme hablaba un inglés perfecto y sin acento (cosa que [gracias a Dios] mantengo hasta el Sol de hoy).

Pero aún así fue inútil.

Todo eso cambió el día que mi padre (Q.E.P.D.) nos informó que nos mudaríamos para Puerto Rico. Yo, niño al fin, desconocía dónde era ni de qué se trataba. Pero algo milagroso ocurrió. Tan pronto pise suelo Boricua… me enamoré de la isla. En mi mente había llegado al paraíso. La gente era como yo, hablábamos el mismo idioma y era todo lo opuesto a lo que dejaba atrás. Tanto así que llevo 47 años aquí y para mí éste es mi hogar” (8 de julio de 2011).

 

En 1968, RAR se graduó del Colegio San José en Río Piedras). Durante su adolescencia llegó a tomar cursos de técnicas básicas de ilustración con el artista Jorge Rechani.  Según relata, siempre fue lector voraz de comics: le fascinaban las tirillas y los comics de Will Eisner, entre otros maestros.  Durante su adultez, tomó talleres de anatomía con Rolando López-Dirube en la Liga de Arte en San Juan, pero nunca dejó de practicar y estudiar por sí mismo todo lo relacionado al arte de la ilustración y la cuentística.

Como profesional, trabajó en publicidad desde 1970 hasta 1989.  Tuvo la oportunidad de ser Director de Arte en la compañía Leo Burnett, en donde laboró durante 5 años.  También trabajó por su cuenta con varias agencias.

Durante el primer año de la revista “Torito y sus Amiguitos”, Coquí Lindo salía publicado a todo color. Prometemos conseguir una copia digital a color tan pronto se completen los trámites con la Colección Puertorriqueña de la Biblioteca Lázaro en la Universidad de Puerto Rico, recinto Río Piedras.


Lo que RAR denomina como un precursor del personaje de Turey se publica en 1979 mientras él comenzó a trabajar como Director de Arte en la recién estrenada revista “Torito y sus amiguitos”, hecha por el comediante puertorriqueño José Miguel Agrelot con el personaje de Torito; la revista duró unos tres o cuatro años.  Ahí se dedicó a crear tirillas cortas como lo fue la serie “Coquí Lindo”, sobre un coquí y sus aventuras educativas, ilustrar actividades y hasta crear las portadas de estas revistas (desde el #3 ya estaba creando las portadas).  Durante ese tiempo fue que surgió la idea y el propósito de Turey el Taíno. Rivón y su esposa Magali J. Álvarez Meléndez (MAM) nos explican sobre el origen de Turey.

 

LJL: ¿Cuál fue tu misión cuando creaste a Turey inicialmente?  Comentaste que fue en parte porque viste que nadie hacía lo que querías hacer pero, ¿cuál fue el propósito detrás de Turey?

RAR: Bueno, mire profesor, yo—le va a sonar un poquito cómico esto—en la cuestión de haberme dado cuenta, sí, porque en aquel entonces yo veía a Condorito y Mafalda, que cada país tenía su personaje y yo pensé que aquí debería haber algo.  Esto, por la experiencia que traía de la publicidad, que de pronto en la publicidad uno siempre está buscando lo que falta en el mercado.  Pero, en realidad, en mi mente—y esto es una cosa muy mía y claro que mi esposa me ayudó a pulirlo y a llevarlo a una forma más práctica—lo que quería hacer en mi mente era un héroe, alguien, algo que los niños—

MAM: Un anti-héroe.

RAR: Bueno un antihéroe puede ser porque no es Superman que lo resuelve todo a la fuerza.  Turey a veces, sin querer, salía bien, otras veces fallaba.  Era un personaje humano.

MAM: Como todos somos en la vida.

RAR: Exacto. No un superhéroe, era como cualquiera de nosotros.  Pero la idea mía era que cuando los muchachos leyesen eso se sintiesen orgullosos de—crear un héroe puertorriqueño que de verdad los muchachos admiraran y aspiraran a las cosas buenas; a aportar un poquito para contrarrestar las cosas [que ocurren] hoy día.  Yo sé que suena idealista, y pues, artista al fin soy idealista, no voy a negarlo.  Y entonces ahí entra la parte práctica de Magali que ya me baja un poco de las nubes y me dice, no, espérate, te estás hiendo muy alto y entonces—

MAM: No, no, no es que yo te diga que te vas muy alto, permíteme aclararte eso.

RAR: Ok, ok, aclara.

MAM: Porque el irte alto te lleva a ti a hacer maravillas, pero hay que ir alto caminando–

RAR: Con los pies en la tierra.

MAM: –con los pies en la tierra, claro.

LJL: (risa)

RAR: Eso es básicamente lo que era la motivación mía.  Yo pensé que podía aportar un poquito por ese lado.

 

Detalle de Turey el Taíno #1 (Octubre 1989). Esta imagen se ha usado bajo el permiso de sus autores.

 

Un aspecto que RAR mencionó en la entrevista en varias ocasiones es el hecho de que para los 1980 habían sólo algunas personas haciendo comics en Puerto Rico y ninguno de ellos tuvo la aproximación que RAR tuvo con su personaje, por lo que la relevancia cultural y educativa de Turey se convirtió en un deber necesario.

 

RAR: En aquella época no existía el mercado que hay hoy día.  Había muy pocas personas trabajando el medio.  Creo que estaba Pepe Vázquez, había uno o dos más, no recuerdo bien.  Y entonces pues yo siempre trabajé en agencias de publicidad—digo, siempre me gustaron los comics desde pequeño, pero el trabajo mío era en agencias y un día, pensando en la falta que hacía, la escases que había en Puerto Rico de ese tipo de comics, pues empecé a darle vueltas a ver de qué manera podía, no sólo crear un personaje sino un personaje relevante y pues, dándole pensamiento hasta que llegó un momento donde caí en la idea de un indio taíno.  Obviamente, yo no soy historiador, pues entonces tuve que comprar montones de libros de los taínos y la historia de Puerto Rico para documentarnos porque yo entendía que tenía que tener elementos didácticos también e incluirlo en el cómic para que tuviese trascendencia.

 

–Por amor al arte…y por amor mutuo–

 

Ricardo Álvarez-Rivón y su esposa Magali J. Meléndez, se complementaban en su trabajo y se esforzaron para llevarnos un personaje memorable. Esta imagen se ha usado bajo el permiso de sus autores.

 

La clave detrás de la trascendencia de este cómic a través del tiempo recayó en la labor cooperativa entre RAR y su esposa Magali J. Álvarez Meléndez.

 

MAM: Yo estuve trabajando por muchos años con Estereo Tempo con el Departamento de Ventas y luego pasé a trabajar cuando [la estación de radio] 11Q estuvo en [el centro comercial] Plaza Las Américas.  No sé si usted recordará ese tiempo.  Fue la primera estación que se montó en La Terraza de Plaza Las Américas.  Y luego de eso fui para [el periódico] San Juan Star y ahí fui Asistant Advertising Manager del periódico y tuve la oportunidad de conocer a mi esposo al poco tiempo y nada, desarrollamos en conjunto esto de Turey.

Ante la idea de comenzar a publicar la serie de Turey en formato de paquín, el primer paso fue buscar financiamiento.  Ambos se fueron de banco en banco pero al final nadie quiso llegar a un acuerdo ya que la inversión en comics era terreno desconocido para las instituciones bancarias.  Al final, los ahorros tuvieron que salvar el día, en conjunto con auspicios y promociones que lograron trabajar.

 

–26 de octubre de 1989: los Paquines de Turey el Taíno–

 

Arte utilizada en el primer número de Turey el Taíno en 1989.  Esta imagen se ha usado bajo el permiso de sus autores.

 

MAM: Turey realmente salió cuando… ¿se acuerda [del huracán] Hugo?

LJL: Sí.

MAM: Pues precisamente, las revistas ya estaban impresas en Miami—porque lamentablemente salía mucho más económico hacerlo afuera—y teníamos que hacerlo de esta forma para [que fuese] más costo efectivo.  Y no pudieron llegar a tiempo, por eso fue que, íbamos a empezar la primera semana de octubre y con lo de Hugo se atrasó al 26.

Los comics de Turey el Taíno eran muy particulares: su formato era de “comic book magazine” con su portada a color y su arte en blanco y negro.  En la portada siempre aparecía el logo de Turey (el cual se distinguía por la lanza sobre el título), el personaje de Turey en alguna situación de suspenso o humor, y un cintillo en forma de brazo que apuntaba en la parte inferior hacia las palabras ACCIÓN, ENTRETENIMIENTO, AVENTURA.  Los comics los publicaba la Editorial Manos Inc., compañía compuesta por Ricardo, Magali y su señor padre.

 

Gracias a Emilio Torres por facilitarnos estas imágenes, las cuales se han usado bajo el permiso de sus autores.

 

Para el 1989, los comics locales e internacionales se vendían en cualquier tipo de establecimiento que vendiera revistas y periódicos, incluyendo farmacias y mercados independientes.  Pero al contrario de las 200 copias que los artistas de comics imprimen hoy día de sus trabajos, RAR iba por una cantidad un tanto diferente, en parte, porque existían también agencias de publicaciones que colaboraban con la distribución.

 

MAM: La tirada de Turey en aquel entonces era de 10,000.

RAR: Inicialmente.

MAM: Inicialmente, mensualmente.  Después nosotros nos dimos la tarea de que, las que no se vendían, pues pasábamos a agencias de publicaciones y ellos nos la guardaban—que voy a hacer detalle de eso porque sé que quieres saber qué cantidad se vendía—pues entonces ellos recogían y nos íbamos a [una gira mediática] y la repartíamos en el público y hacíamos una promoción con el material.  Realmente, la tirada de los comics en Puerto Rico, es una pena pero, el número de personas que compran este tipo de publicación es mínimo.  Las publicaciones eran 10,000 y recogíamos cerca de, como 5,000, 6,000 comics para atrás.

RAR: Lo que hicimos fue ir bajando la tirada para no tener tanta pérdida porque inicialmente generaba pérdidas, tanteando el mercado porque a todo esto—no quiero decir que éramos pioneros porque eso es un poquito ostentoso—pero no teníamos un punto de referencia y teníamos que, “pues, empezamos con 10,000 a ver qué pasa” y pues no se vendían y qué se yo y entonces bajamos a 8, 7,000.

 

A pesar de la masiva distribución y el alcance mediático de este cómic, las realidades de las ventas de comics llevaron a sus creadores a ampliar sus esfuerzos, los cuales al final redundaron en que un personaje de un cómic puertorriqueño corriera por primera vez en mucho tiempo aquellos terrenos donde los comics rara vez llegan: las empresas privadas y el Gobierno.

 

RAR: Básicamente se vendieron el mismo número al final que al principio. O sea, nunca incrementó la audiencia.  Y pues, ahí fue que decidimos darle otro giro a los otros y buscar por otro…Magali fue la que decidió pues a irnos por otro lado.

MAM: Era irnos a crear con Turey, compañías privadas, una necesidad, ¿verdad?  Dejarles saber que Turey podía ser portavoz de mensajes, como un personaje cultural del País, que podía entonces, por ejemplo, Keebler, las galletas Keebler lo adoptaron y negociamos con ellos para que fuesen portavoz—y fue así por un tiempo—de Keebler y con otros productos más.

RAR: Y del gobierno también, con la Autoridad de Energía Eléctrica.

MAM: Y entonces de ahí viene la unión con el Departamento de Educación, y desarrollamos cerca de 7 publicaciones, si mal no recuerdo—

RAR: Siete, sí.

 

Los comics de Turey el Taíno tomaron 35 números y duraron desde el 26 de octubre de 1989  hasta junio de 1995, convirtiéndose en el cómic impreso de más duración en Puerto Rico hasta el día de hoy.  No obstante, en el mismo año en que se publicó el primer número, Turey también estaba teniendo otras particulares aventuras en el periódico.

 

En la segunda parte hablaremos sobre la segunda plataforma donde Turey llegó a las mentes de los lectores puertorriqueños: el periódico.  Las tirillas de Turey duraron unos 15 años y llegaban a nuestros hogares a color todos los domingos.  También indicaremos sobre los nuevos proyectos para con el personaje y el futuro de Turey.

Recuerde que usted puede conseguir la compilación de todos los paquines de Turey el Taíno.  Para más información puede escribir a: tureyeltaino@prtc.net

About ljlacourt